Andrés Hurtado el Alcalde de las Obras, pero de teatro

Comparte con tus amigos

Por: Joaquín Acosta
Empresario, administrador de obras civiles y diseñador arquitectónico, analista y crítico político

Tan solo fue ver el pasado lunes al alcalde de Ibagué Andrés Hurtado, en una puesta en escena denominada “rendición de cuentas”, cuando vimos más a un actor de una obra de teatro como las de Shakespeare que en verdadera rendición de cuentas.

Si nos vamos a la definición de que es una rendición de cuentas encontramos lo siguiente: “La rendición de cuentas está enmarcada en la Constitución Política de Colombia con el fin de controlar el ejercicio del poder ejecutivo por parte de los ciudadanos, es así que mediante la Ley 489 de 1998 se estableció que todas las entidades y organismos de la administración pública tienen la obligación de desarrollar su gestión acorde con los principios de la democracia participativa y democratización de la gestión pública, para lo cual dichas organizaciones deben realizar la rendición de cuentas a la ciudadanía.”

Primero: En el show politiquero “Rendición de cuentas”, pues no vimos el control ciudadano del que habla la definición, teniendo en cuenta que los asistentes a esta eran los mismos contratistas de la administración quienes cómo borregos mansos aplaudían y lanzaban arengas cuando el actor principal terminaba cada frase.

Segundo: No vimos una sola cifra de su gestión, cómo también lo dice la definición, es más, se dedicó a hacer anuncios pronosticando el futuro de la ciudad en todas las materias.

Cómo toda una obra teatral la escenografía ostentosa, las flores, pantallas digitales, cámaras e invitados, fueron milimétricamente ubicados para no perder ningún momento de este show, show que a cada uno de los ibaguereños les costó, pues quienes en realidad pagaron esta obra de teatro fuimos los ibaguereños honrados, trabajadores y luchadores.

El libreto previamente repasado para que ninguna frase se pasará por alto, libreto que se centro en culpar a todos menos a los verdaderos culpables quien hoy todo el mundo conoce “El Barretismo”.

Ese mismo show teatral el alcalde debía indicar los avances en materia de escenarios deportivos, como también públicamente indicar que por falta de transparencia se suspendió la licitación de la piscina olímpica Hernando Arbeláez, más conocida como las piscinas de la 42 con 5, licitación que en 19 meses no han podido realizar.

Para finalizar solo me queda agradecerle al actor principal de esta obra teatral, por su empeño, dedicación y constancia, en buscar de todas las maneras ser el mejor activista de la revocatoria de mandato que se desarrolla exitosamente en la Capital Musical; además decirle que la ciudad se cansó de tanto bufón con máscara quien poniendo en riesgo el futuro de todos los ibaguereños, por eso en el último acto la ciudadanía decidió no aplaudir si no abuchear, tirar tomates y sacar del escenario de la Alcaldía a la pusilánime marioneta llamada Andrés Fabián Hurtado.

 

 

Las afirmaciones, opiniones y demás son responsabilidad del autor

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.