Pasar el folclorismo electoral

Comparte con tus amigos

Óptica Periodística

Nelson Germán Sánchez Pérez –Gersan-

Es hora de dejar el folclorismo electoral tan nuestro y tan típico en Colombia, respecto a los resultados del Congreso de la República y de las consultas para presidencia. El que ganó, ganó y el que perdió quedó por fuera. Si existen pruebas de fraude deben presentarse públicamente, de forma irrefutable, sustentadas y soportadas ante las instancias pertinentes, los organismos internacionales y la opinión pública. Urge parar la especulación y dejar de echar leña al fuego, avivar miedos, odios y pugnacidad en medio de la situación económica y social que vivimos.

Si las normas, la ley lo determinan y está establecido claramente, entonces que se haga el reconteo general de los votos uno a uno, que se disponga de una buena logística para ello, se dé de manera abierta y pública, se convoque a testigos, candidatos y demás para estar presentes y acabar en un trabajo de 24 x 7 con dicha incertidumbre que nada bien le hace al país.

Pero lo que no puede ser es que a un tema tan sensible se le dé largas, se informe como un simple partido de voleibol, de pasa manos, cruzar la malla y punto para este o aquel equipo, en este caso votos para curules o consultas. Ni tampoco que cada grupo político desde su esquina y a su conveniencia, esté inventándose una supuesta forma de fraude descubierta por ellos que les restó miles de votos. Mucho menos que figuras políticas del pasado (dos expresidentes: Pastrana y Uribe) hagan semejantes comentarios públicos de desconocimiento de resultados, como si solo fueran válidas las votaciones donde ellos y sus grupos ganan. Esto hace preguntar en manos de quién estuvimos en la máxima magistratura del Estado, porque su comportamiento actual parece poco menos que pusilánime.

Ya es momento de que dejemos esa actitud de guacherna carnavalesca, para concentrarnos en temas transcendentales para el bienestar de millones. Por ejemplo, qué saben y qué propuestas tienen los presidenciables que van a primera vuelta sobre cómo quedan las finanzas del Estado, qué tan resentidas las deja el gobierno saliente, el déficit, las deudas internas y externas; la reforma agraria va o no va, destinarán más recursos para el Ministerio de Agricultura que debe liderarla y se escriturarán tierras de posesión a campesinos en ese proceso, en fin; sobre áreas protegidas y reservas, el no fracking en parques y páramos, y con qué recursos contará el Minambiente para ello.

La democratización del servicio bancario y financiero que se requiere para frenar los abusos y exorbitantes ganancias que hoy se llevan los cuatro o cinco bancos que tienen el monopolio y mantienen en la pobreza a miles de personas. Para cuándo y cómo se abrirá esa competencia real que lleve a un mejores servicios e intereses a la baja.

La nueva reforma tributaria que quite prebendas, exoneraciones, condonaciones y demás que el Gobierno Duque-Carrasquilla estableció para unos pocos y hoy calculan los expertos pueden ser de 5 a 7 billones de pesos al año, los cuales se necesitan para las inversiones del Estado.

No más palos a la rueda al acuerdo de paz, se frene el desangre, así como se acuerde algún pacto con el ELN. También, la ampliación del uso medicinal e industrial a la marihuana y la hoja de coca, y repensar la lucha contra el narcotráfico atacando finanzas, traquetos, lavaperros, blanqueadores y desmotivar la siembra sin contaminar el ambiente. Al igual que cómo frenar y castigar la asfixiante corrupción público-privada. En fin, son muchos los temas importantes que esperamos empezar a ver en esas agendas discursivas presidenciales, hoy genéricas y llenas de liviandad.

Coletillas: Excelente la solidaridad desplegada por los ibaguereños en favor de los comerciantes afectados por la “estafa” del Jamming Festival. Las rápidas acciones de los gremios, asociaciones, la Gobernación y otros para ayudarlos. Queda claro que es necesario, de forma permanente, recordarnos que sí somos capaces de actuar en conjunto y que es importante seguir contando  cosas positivas, buenas noticas y todo el potencial que tenemos por explorar y ofertar. Recojo y acepto la propuesta de que es válido hacer un nuevo NOTICIATÓN para ello y ojalá regional.

 

Comparte con tus amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.